top of page

Cabanyal Horta en Cartelera Turia


Cualquier noche podría salir el sol en el huerto de la Casa del Oso. Como en la canción de Sisa, todos son bienvenidos, niños y grandes, a un jardín insólito, crecido en pocos años, en medio del caos urbanístico del Cabanyal que linda con la mar. Pasad, pasad, no tengáis miedo, a un espacio alucinante que trata de sobrevivir al abandono. Los restos del fantasmal poblado marinero de El Clot, que ahora es jardín botánico y lúdico para un bien número de colectivos, activistas ciudadanos que buscan soluciones del día a día, sin esperar ayudas. Un pequeño milagro de movilización cívica, solidaria y práctica, en medio del caos y estrés urbano de los barrios, y la lentitud administrativa.

Los hombres y mujeres de Cabanyal Horta se pusieron a la obra hace ahora exactamente tres años, y de un erial abandonado, han diseñado un huerto surrealista y alegre en el que conviven los macizos de flores con las matas de berenjenas y tomateras. Un huerto urbano que además es botánico, donde crecen u medran alegres las plantas aromáticas, como el romero, la albahaca, el tomillo, la hierbabuena y la hierba Luisa. Un jardín de senderos, restos visibles del viejo poblado, en el que ya se ven las margaritas blancas y los rojos hibiscos, y también jóvenes olivos, higueras y pinos. Parece un sueño este lugar, que se llama así porque en el desmochado balcón de su fachada cuelga un osito de peluche solitario que gusta mucho a los niños y niñas del barrio.

En la Casa del Oso hay movimiento sin cesar. Una mañana te ves a personas inclinando el espinazo con las azadas, en ocasiones, un fotógrafo, observador de aves, pasea taciturno; un grupo de infantes con problemas aprende, junto a sus monitores, las artes del cultivo de flores. Los chicos y chicas plantan sus semillas y cuidan su jardín personalizado. También hay movidas para adultos. Encuentros alternativos de colectivos, conciencias con el entorno y solidarios con los movimientos sociales. En este ecohuerto y bajo un sombreado porche, se puede disfrutar de encuentros gastronómicos, en los que el famoso dj alternativo Crazy, pone su música sementera; o ver como un grupo de activistas mantiene un dialogo vía satélite con colectivos campesinos colombianos en lucha por sus derechos; mujeres de la zona celebran un curso de ganchillo...

En la Casa del Oso comienza el viaje astral de la regeneración social y ecológica, muy lejos de la palabrería política, hacia lo que podría ser el esquema de una sociedad nueva, solidaria y respetuosa con el medio. Mientras en el Cabanyal se vive un proceso salvaje de destrucción del antiguo tejido humano, desalojando de sus alquileres a viejos luchadores, macabra recompensa a sus afanes en la defensa del barrio, la Casa del Oso y sus protagonistas van a contracorriente y su actividad es un chorro de esperanza; un pedazo de hermosa utopía libertaria.

Abelardo Muñoz para Cartelera Turia

Talleres realizados

Vuelve pronto
Una vez que se publiquen entradas, las verás aquí.
bottom of page